Desmotivación y la dificultad de tomar acción

Cuantas veces te ha pasado que te levantas sin suficiente energía, que te sientes sin ganas de ir a trabajar, prestarle atención a tu pareja, a tus padres a tus hijos, en fin, que sientes que te levantaste con el pie izquierdo. Te ha pasado que te suceda no solo un día sino varios días seguidos o incluso semanas.

La rutina, el cómo te vez frente al espejo,  el no sentirte retado (el estar en tu zona de confort), el no tener claro cuáles son tus sueños y  pasiones, el estar rodeado de las personas equivocadas y el estado emocional que estés viviendo puede llevarte a estar en un estado APÁTICO que es la dejadez, la falta de energía, de entusiasmo, la falta de motivación, la indiferencia acerca de los principales aspectos de tu propia vida.

Durante tu vida has vivido momentos en que no sabes realmente si eres feliz, que no sabes qué quieres hacer y si lo sabes no encuentras el cómo; te sientes desmotivado y perdido  para tomar acción y cambiar el rumbo de tu vida.

En otras oportunidades he señalado que el solo tomar acciones no es suficiente para cambiar nuestra vida, sino que tenemos que adentrarnos a ver desde donde estamos viendo el mundo para comenzar a verlo con otros ojos y de esta forma poder ver y sentir nuevos escenarios que nos lleven a tomar acciones que nos permita ver resultados distintos.

Cuando entramos en un estado de apatía, todo lo que sucede a nuestro alrededor parece difícil, confuso e incluso imposible pues no tenemos las herramientas para entender por qué nos sentimos como nos sentimos.

Mi invitación en este escrito, es adentrarnos en la apatía, entender qué la compone y confrontar cara a cara este estado anímico que nos paraliza e impide perseguir nuestros sueños y aspiraciones.

A continuación quiero compartir contigo los principales aspectos de la apatía para que los analicemos y hagamos conciencia de esta en nuestras vidas para que deje de ser un monstruo invisible que nos cierre posibilidades. Permíteme acompañarte a que de ahora en adelante hagas conciencia cada vez que este monstruo de cuatro patas aparezca en tu vida y así puedas hacer algo al respecto.

La primera pata de este monstruo es la ignorancia, el no saber. Es imposible pretender saberlo todo en la vida, sin embargo, somos tan duros con nosotros mismos que nos castigamos por no saber algo y lo que es peor, el no saber algo muchas veces nos desmotiva a intentar cosas distintas. Debemos tomar conciencia que hoy en día los conocimientos están al alcance de todos y solo requiere una iniciativas de nuestra parte el buscarlos pero cuántas veces se nos olvida esto? Podemos acceder a Google, a una infinidad de libros, talleres, cursos en línea, carreras en línea, seminarios, programas universitarios, preguntarles a personas que conocemos etc.

Sin embargo que sucede? si no sabemos o desconocemos algo, normalmente nuestra primera reacción es tener miedo frente a lo desconocido y el miedo nos lleva normalmente a dos acciones, nos paraliza o nos hace huir. El miedo te va a mostrar todos los juicios que tienes sobre ti y todos aquellos juicios que has permitido que la gente haga sobre ti, los cuales a esta altura de tu vida ya te los has creído como propios.

Supongamos que quieres empezar un negocio o ser independiente. Al principio, solo encontrarás obstáculos pues crees que tu objetivo está muy lejos. Cómo saber cuánto dinero necesitas para comenzar, qué permisos requieres, qué impuestos debes pagar, con quién o quiénes debes contactarte para que esto suceda etc.  Frente a tantos factores inciertos es común que las personas se rindan antes de comenzar, se sientan abrumados o que pongan como requisitos miles de condiciones antes de comenzar lo cual conlleva a no arrancar nunca. Todo esto sucede por la ignorancia o desconociendo del tema. Frente a esto debemos buscar el conocimiento donde quiera que este se encuentre, suena lógico y obvio, pero en la práctica es todo menos eso. En el mundo real a veces somos demasiados orgullosos para pedir apoyo y nos avergüenza aceptar que no sabemos y es ahí donde nos quedamos en la inacción.

Para aprender algo nuevo el primer paso es aceptar que no sabemos algo. Si no aceptamos que no sabemos, es imposible aprender algo nuevo. Te invito a que declares ante ti y ante otros si esto te ayuda a comprometerte, y digas cuáles son esos aspectos de tu vida donde no sabes o no conoces y que quieres aprender. Vas a ver como el hacerlo abre un mundo de posibilidades.

La segunda pata del monstruo es la falta de reflexión. --- ¿Cómo así te preguntaras si todo el tiempo estoy pensando?--- Precisamente pensar no necesariamente significa reflexionar. Reflexionar es adentrar en lo que está sucediendo con tu vida. Más allá de pensar que es lo que está pasando y porque no se está dando lo que quieres, reflexionar es entrar en una conversación profunda contigo mismo donde interiorices y hagas conciencia de cómo están siendo tus pensamientos, cómo te comunicas con el mundo, cómo pides o eres oferta para otros, en qué estado emocional te encuentras y de este modo poder ver las posibilidades que se te abren o cierran.

Es en este momento cuando las preguntas correctas deben llegar a nuestras vidas. Normalmente ante una adversidad nos enfocamos en descubrir  y encontrar el cómo, la respuesta, cuando realmente debemos reflexionar sobre “el por qué” de nuestra necesidad, el cual viene acompañado de varias preguntas de este mismo tipo. Una vez tenemos varias preguntas sobre el porqué de nuestras necesidades, nos trasladados a la siguiente pregunta que es “qué tal si  X o Y sucede”. Con esta pregunta surgen más preguntas y es donde comenzamos a elaborar posibles escenarios y campos de acción, óigase bien, posibles en plural, no es solo una alternativa. Al permitirle a nuestro cerebro proyectar distintos escenarios, le damos la inyección necesaria para comenzar a ser creativo de manera consciente y subconsciente lo cual nos lleva al final de la pregunta que si sería el “cómo”, que es la  implementación y se podría decir que respuesta a nuestras preguntas anteriores. Pero ojo, este tipo de respuestas (el cómo) solo aparecen en las vivencias del día a día cuando tenemos clara la pregunta. En la vida hay que respetar los procesos y en el caso de las preguntas normalmente nos lanzamos al final y nos preguntamos cómo puedo conseguir más dinero, cómo voy a conocer a una nueva pareja, cómo voy a encontrar algo que me motive…

Normalmente buscamos distraernos de reflexionar. Puede ser muy duro enfrentar la realidad de lo que nos está pasando y buscamos escondernos o distraernos mediante el trabajo, vida social, deportes, el sexo o cualquier otra actividad que requiera nuestra atención. Pregúntate cuántas veces te ha pasado que comienzas a reflexionar sobre algo que está pasando en tu vida que terminas abrumado y lo primero que quieres hacer es dejar de sentir ansiedad, inseguridad e incertidumbre y te pones a hacer cualquier otra cosa. Cuando esto te suceda, tu cuerpo y tus emociones están tratando de decirte algo que es importante para ti, intenta escucharte más seguido.

La tercera pata del monstruo es el miedo a cometer errores. Como ya mencioné antes, la principal manifestación del miedo es que nos paralizar o hacer huir, se requiere de coraje y determinación para que esto no sea una limitante en nuestras vidas. Cuando logramos escuchar al miedo, el mensaje que nos quiere dar esta emoción es entender que algo que es importante para nosotros podemos llegar a perderlo, puede ser la vida, nuestra pareja, nuestro dinero, nuestro orgullo, nuestra imagen, nuestra seguridad etc. Vivimos bajo la falsa creencia que tener ÉXITO es tenerlo todo y NO equivocarse cuando realmente las personas que han tenido éxito en distintos áreas de la vida, ha sido porque precisamente  han perdido en algún momento, se han equivocado y han aprendido de sus errores. El primer paso para equivocarnos es actuar, no podemos equivocarnos sino no actuamos y tomamos acciones. La mayoría de las personas pierden la guerra en la primera batalla al paralizarse o huir antes de enfrentarse a algo nuevo, distinto o desconocido y se quedan pensando en mil circunstancias por la cual las cosas pueden salir mal que terminan por no hacer nada.

Lee biografías de personas famosas en distintos campos, habla con tus padres o amigos, indaga sobre personas que admires y consideres que son exitosas en distintas áreas y te sorprenderá saber cuántas veces se han perdido y se han equivocado y como precisamente esas equivocaciones son las que les han abierto los ojos para encontrar el siguiente paso de su búsqueda.  Si quieres ganar dinero debes estar dispuesto perderlo, si quieres aprender algo debes estar dispuesto a equivocarte, si quieres encontrar el amor de tu vida y entregarte a otra persona debes estar dispuesto a que te rompan el corazón. Si no das lo mejor de ti en cada oportunidad y haces las cosas a medias con tal de no equivocarte, obtendrás resultados mediocres y no encontrarás nunca lo que te apasiona y amas.

La cuarta pata de este monstruo es la pereza. Esta palabra tiene gran impacto e importancia en nuestras vidas pues tiene la destreza de pasar desapercibida y de llenarnos de pretextos para no arrancar un proyecto que queramos realizar. Te has dado cuenta que la pereza se manifiesta en distintos niveles? para efectos de este escrito vamos a mediarla del 1 al 10 donde 1 es casi o nada de pereza y 10 completa pereza. Ahora, quiero que pienses qué tan consciente estas cuando la pereza se manifiesta en tu vida entre 3 y 8… seguramente pasa desapercibida o la asocias con algo distinto. La pereza es un mal humano que nos ancla al piso y nos lleva a la inacción. Normalmente la identificas en sus extremos, es decir, cuando la sientes y no haces algo o cuando “no” la sientes porque hiciste algo.

Lo complejo de la pereza es que es que tiene la capacidad de camuflarse y confundirse con muchas otras cosas, y además viene acompañada de miedos e inseguridades. Te has dado cuenta que una de las principales manifestaciones de la pereza es cuando postergamos? Cuando esto sucede podría decirse que es cuando se manifiesta en un nivel 5 por dar un ejemplo.

Date cuenta de las veces que has querido llevar algo acabo y cuando menos lo piensas estas posponiéndolo por enfocarte en cosas de menor prioridad para ti?  Recuerdas que te dije que la pereza viene acompañada de miedo e inseguridad, precisamente en el fondo tú eres consciente de esta situación y  cuando quieres hacer algo, decides no meterle la ficha pues esto implica comprometerte y dedicar tiempo para actuar y reflexionar y eso requiere esfuerzo y compromiso.

Mi intensión con este escrito es que comiences a hacer conciencia de las veces que pospones algo que consideras importante en tu vida y date cuenta como la pereza juega un rol determinante precisamente por que antes no eras consciente de esto. Te vas a dar cuenta que a pesar de tener recursos y el tiempo para hacerlo (pues cuando queremos hacer algo que nos apasiona siempre encontramos el tiempo para hacerlo), decides no actuar y quedarte en la pereza.

La última parte de este monstruo que llamamos apatía es su cuerpo, esa parte central a la cual están pegadas cada una de las patas. En el cuerpo es donde se aloja lo que llamaré  la incapacidad aprendida, el juicio de ASÍ SOY YO, digamos que son las entrañas, lo que está por dentro de cada uno de nosotros. Estos son los aprendizajes que la sociedad y nosotros mismos nos hemos dado respecto a un aspecto y a alguna situación.

Para que me entiendas mejor lo voy a explicar con un ejemplo. Si yo toda la vida he considerado que no se bailar, ya sea porque soy un poco amotriz o porque mis papás o mis amigos me lo dicen todo el tiempo, desde algunas perspectivas esto puede ser cierto pero quiero que sepas  que es realmente una opinión, no es una realidad. Si bien como colombiano yo considero que no bailo bien salsa por lo básico de mis pasos, para un estadounidense o un europeo puedo parecer una persona que baila bien y tiene mucho ritmo pues para ellos es un baile desconocido que nunca han practicado y que les cuesta enormemente tan solo coordinar los pasos básicos que yo coordino. Cuál es el rollo de esta incapacidad aprendida? Lo que sucede es que desconocemos que es una apreciación, un punto de vista, es una interpretación mía o de otros lo cual puede variar según la perspectiva. El problema es que esa interpretación, ese punto de vista, esa opinión YO la convierto en una realidad para mí, en una “AFIRMACIÓN” (algo que define) y por esa razón  es que yo nunca aprenderé a bailar porque ASÍ SOY YO y YO SOY un mal bailarín… Este mismo tipo de “AFIRMACIONES” pueden decir cosas como: yo no sé amar, no soy bueno para consentir, soy feo, soy bruto para los números, soy desordenado, soy mala persona, soy tímido, soy introvertido, soy antipático, soy un inútil, soy incapaz etc.

Alguna vez un amigo cantante me dijo que para cantar solo hay que saber respirar, que cualquier persona puede cantar, claro que esto no significa que todo el que quiera se hará famoso, venderá muchos discos y vivirá de esa profesión. Lo importante a señalar  aquí, es que la mayoría de nuestras limitantes  las percibimos como si fueran realidades, como algo que no se puede cambiar cuando realmente son espacios de aprendizajes. Muchas de las cosas que decimos que no podemos hacer o que no somos, en realidad son cosas que si podemos aprender y no nos definen como personas. Has conciencia de cuántos aspectos de tu vida sobre los cuales has considerado que no eras bueno para algo o que no podías hacer algo y que  con el tiempo, práctica y aprendizaje comenzaste a poder hacerlo y a vivirlo (bailar, hablar en público, aprender una habilidad, conversar con hombres o mujeres etc). El día que te des cuenta que muchos de los juicios que tienes sobre ti o que la gente tiene sobre ti son meras opiniones y no realidades, se va abrir en tu vida un mundo de posibilidades pues entenderás que no es algo que te defina (una afirmación) sino un aspecto que puedes cambiar si así lo decides.

Te invito a que juntos analicemos las distintas áreas de tu vida como lo son tu aspecto físico, tu forma de pensar, el modo como sientes y te expresas, como te comunicas con otros y cuál es ese motor que te impulsa a levantarte de la cama cada día y buscar ser la mejor versión de ti mismo.

Te hace sentido algo de esto?

No dudes en contactarme, agenda tu primera sesión de coaching sin ningún costo y conversemos sobre este tema o cualquier otro que  te esté inquietando o que creas que hay espacio para mejorar. Date la oportunidad de prestarle atención a lo que está sucediendo en tu vida y explorar lo que normalmente te guardas y no compartes con otros.

Si estas en Miami, podemos vernos en persona, sino,  podemos hacerlo por Skype

Para mayor información da click aquí www.nicolasmanotaslifecoach.com

Saludos

NICOLÁS MANOTAS DEVIS

www.nicolasmanotaslifecoach.com

https://www.facebook.com/nicolasmanotaslifecoach

info@nicolasmanotas.com

nicolasmanotas@gmail.com

Cel USA. +1 786-716 3022

Whatsapp: +57 315-310 9219

2 Respuestas

  1. I appreciate you sharing this article post.Really thank you! Keep writing. Gaub
  2. Thank you for reading it Best regards Nicolas

Agregar comentario